La M

La muerte, miedo, transición, vuelta a la tierra.
La muerte se retransforma en un momento egoísta, para los que quedamos vivos cerca del que está a punto de pasar, y para este, cuando en su última fase es capaz de negar a sus seres queridos la oportunidad de despedirse de ellos en esta vida.
Estos aseguran no querer que esta o estas personas les vea en ese estado para evitarles el sufrimiento, sobre todo en momentos frágiles, como puede ser un embarazo, o un estado de salud sensible. Pero en realidad, este gesto lo hace el enfermo por el mismo, pensando solo en el, no quiere pensar que será su último adiós y que la otra persona va a sufrir, pero él se va; y el negado del despido se queda con esa espinita clavada el resto de su vida, y no aminora su sufrimiento, ni mucho menos…
Tras esto el que se queda, añora al que ya no está, por mucho que este estuviera sufriendo y haya pasado a lo que llaman ‘’mejor vida’’.
Cuanto menos egoístas pensamos que estamos siendo, más egoístas somos.

La muerte siempre viene precedida de una vida. Vive y deja vivir, que cada cual decida su destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s